Financial Times: EEUU dice que Trump lamenta no ser más duro con China

La Casa Blanca ha insistido en que Donald Trump sigue comprometido con la guerra comercial contra Beijing después de que el presidente de EEUU admitió que “tuvo dudas” con respecto a aumentar los aranceles sobre los productos chinos.

La Casa Blanca emitió un comunicado el domingo por la mañana diciendo que de lo único que se arrepiente el Sr. Trump es de no aumentar los aranceles, después de que el presidente pareció poner en duda su propia política durante la cumbre del G7 en el complejo costero francés de Biarritz.

La aparente confusión incrementó la inquietud sobre el estado de la economía mundial a medida que la reunión de las principales economías organizada por el presidente de Francia, Emmanuel Macron, sostuvo conversaciones el domingo para evitar una desaceleración global. La cumbre de tres días también está reuniendo a Alemania, Japón, el Reino Unido, Italia, Canadá y a Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo de líderes de la Unión Europea.

El Sr. Trump acaparó la atención más temprano el domingo cuando pareció sugerir un posible replanteamiento de la intensificación de la guerra de aranceles comerciales contra China, sólo dos días después de aumentar los aranceles sobre casi todas las importaciones chinas.

Cuando se le preguntó si tenía dudas sobre la imposición de aranceles adicionales en Beijing, el líder estadounidense dijo que sí. “Tengo dudas sobre todo”, agregó, en declaraciones a los medios al margen de su primera reunión bilateral con Boris Johnson, el primer ministro del Reino Unido.

Pero un portavoz de la Casa Blanca dijo que la respuesta del presidente había sido “muy mal interpretada”.

“El presidente Trump respondió de esa manera porque lamenta no haber aumentado aún más los aranceles”, agregó el vocero. El Sr. Trump también defendió su administración de la economía estadounidense, diciendo que no le preocupaba la caída del mercado de valores. “El mercado está muy bien”, dijo. “El país está muy bien. Algunas personas me dijeron ayer que otros están tratando de copiar la fórmula”.

Él les dijo a los periodistas: “Ustedes quieren una recesión porque creen que ésa es la manera de sacar a Trump”.

Y prometió que un acuerdo comercial parcial entre EEUU y Japón se firmaría inminentemente. “Hemos acordado cada punto, ahora lo estamos poniendo en papel y firmaremos en una ceremonia formal”, dijo el presidente.

Shinzo Abe, el primer ministro de Japón, emitió una nota un poco más cautelosa, diciendo que todavía había “algo de trabajo por hacer”, pero que el “objetivo” era firmar el acuerdo el próximo mes. Sin embargo, los temores sobre la salud de la economía mundial fueron un tema de preocupación para otros líderes cuando se encontraron el domingo en el lujoso Hôtel du Palais ubicado en la costa atlántica de la región vasca.

Las políticas comerciales de Washington hacia China y otros países han provocado ansiedad en Europa debido a su potencial para dañar el crecimiento global, y porque los países de la UE enfrentan la amenaza de que serán los próximos en ser afectados por los aranceles estadounidenses.

Los funcionarios miembros del G7 destacaron las divisiones políticas arraigadas pero insistieron en que todavía tenían la esperanza de encontrar puntos en común, incluso cuando se trata de la difícil cuestión de reformar la Organización Mundial del Comercio.

“Hubo acuerdo en que la incertidumbre podría contribuir a una recesión económica”, dijo un diplomático sobre las conversaciones de los líderes sobre la economía mundial. “Hay diferentes ideas sobre cómo lidiar con eso. Quizás la reforma de la OMC podría ser parte de la solución”.

Fuente: Diario Libre

Deja una respuesta