Estudio da cuenta de barreras no arancelarias al comercio con Haití

Las principales barreras no arancelarias al comercio entre Haití y República Dominicana son las prohibiciones de importación, administración de licencias de importación y situaciones ligadas a la administración de derechos de propiedad industrial.

Así lo consigna el estudio de “Identificación de los obstáculos técnicos y barreras no arancelarias al comercio entre Haití y República Dominicana”, dado a conocer ayer por el Ministerio de Industria y Comercio. El estudio fue financiado por la Unión Europea.

Menciona como otras barreras no arancelarias la publicidad de normas y regulaciones vinculadas con licencias de importación, normas de origen y situaciones ligadas a la institucionalidad y mecanismos de presión de agentes económicos.

Una barrera para las importaciones por Haití de harina de maíz y cubos de pollo procedentes de RD son los procedimientos burocráticos complejos y de larga duración para tramitación de licencias de importación.

La investigación, que fue presentada por Vladimir Pimentel, resalta que existen situaciones transversales que afectan el comercio bilateral, entre las cuales figuran la inseguridad jurídica, falta de previsibilidad, deficiencias en infraestructura, falta de información, manejo de estadísticas, seguro para el transporte de mercancías y confiabilidad.

El estudio propone la necesidad de regular el comercio de servicios de transporte de mercancías por vía terrestre, encarar los problemas de institucionalidad y la prohibición de exportación de ciertos productos a Haití por vía terrestre.

Considera que un plan de acción busca lograr un conjunto de acciones administrativas y regulatorias que permitan aumentar los flujos comerciales según el potencial exportable de ambos países, generando mayores niveles de interdependencia entre ellos y seguridad jurídica para los agentes económicos que intervienen en el comercio de productos y servicios transables.

Señala que el plan de acción parte de cinco áreas estratégicas: institucionalidad en la administración del comercio, transporte de productos por carretera y seguridad jurídica, prohibiciones de importación y medidas sanitarias y fitosanitarias de productos, evaluación de la conformidad y la informalidad.

Indica que existen importantes brechas entre las cadenas de valor de Haití en sectores como los productos alimenticios y manufactura ligera en relación con República Dominicana.

Precisa que son brechas tanto en la producción primaria como en la industria de procesamiento.

Señala que Haití en cada uno de los eslabones de la cadena productiva tiene serias debilidades que dificultan su desarrollo, lo que se traduce en una posición que dificulta sus procesos exportadores no solo a la República Dominicana, sino al resto del mundo

Planteó que las diferencias del desarrollo económico de Haití y República Dominicana revelan serios desequilibrios que se reflejan tanto en los flujos comerciales entre los dos países como en el desarrollo de los sectores productivos.
Dijo que Haití tiene un déficit en su intercambio comercial con el país.

Fuente: Hoy

Deja una respuesta