FMI: Déficit comercial no se resuelve imponiendo aranceles

La imposición de aranceles no es una solución para reducir el déficit comercial que mantiene Estados Unidos, ya que lo que afecta a la balanza comercial son las condiciones macroeconómicas de los países, según se desprende de un estudio realizado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), publicado ayer.
La institución presidida por Christine Lagarde dedicó uno de los capítulos analíticos del informe ‘Perspectiva Económica Mundial’ a las consecuencias de los aranceles en el comercio bilateral entre países.

El FMI señala que la evolución del balance comercial en las últimas dos décadas ha estado impulsada por “factores macroeconómicos” tales como la demanda agregada, la producción total a nivel nacional, las políticas económicas, la demografía y los ciclos de crédito.

“Por el contrario, los cambios en los aranceles bilaterales han jugado un papel menor en la evolución de los balances comerciales”, ha subrayado la entidad radicada en Washington, añadiendo que el efecto de los gravámenes sobre importaciones y exportaciones ayuda a “dar forma” a la división internacional del trabajo, motivo por el cual los aranceles tienen “importantes efectos” en la productividad, la producción y el empleo a largo plazo. El FMI ha indicado que “a menos que se cambien las condiciones macroeconómicas”, dirigir los aranceles a un determinado balance comercial con un país solo provocará un desvío comercial que “compensará” cualquier cambio en los balances comerciales bilaterales.

El FMI ha ejemplificado esta situación con Estados Unidos y China. En caso de que Washington aplique sus gravámenes sobre importaciones de productos chinos durante un periodo de tiempo prolongado, lo único que pasaría es que aumentarían las importaciones del resto de países, por lo que no habría ningún cambio “signi¦cativo” en la balanza comercial agregada del país norteamericano.

Así, ese nivel de aranceles a largo plazo generaría un alza de las importaciones mexicanas en Estados Unidos de entre el 2,8% y el 4,3%, mientras que los bienes procedentes de Canadá avanzarían hasta un 7,5%.

 

 

Fuente: Hoy Digital

Deja una respuesta