Especialista indica país ha limitado sus fronteras comerciales

A propósito de un acercamiento comercial con Cuba, República Dominicana tiene la posibilidad de proponer o negociar acuerdos internacionales con diversos países del mundo, sin importar su distancia, debido al activo intercambio de mercancías registrados con esos Estados.

Llama la atención los US$66 millones de valor de exportación embarcada por los empresarios dominicanos a Turquía, país bicontinental establecido en el centro del mar Mediterráneo, según datos de la Dirección de Comercio Exterior y Administración de Tratados Comerciales del Ministerio de Industria y Comercio.

Entre Japón y República Dominicana el intercambio comercial adquiere un valor de US$200 millones cada año, de acuerdo a datos de la embajada del país del Sol Naciente en Santo Domingo, del lado dominicano con vehículos y maquinarias, mientras a las costas niponas se introducen ferroníquel y productos agrícolas.

Los números y diversidad de naciones del intercambio comercial dan a entender opciones en la posibilidad de firmar acuerdos, pero el economista Vladimir Pimentel señaló el recelo del sector industrial, en términos generales, para la suscripción de la  nación dominicana a tratados adicionales.

“Al evaluar la experiencia dominicana con los acuerdos de libre comercio, pudiéramos concluir en que no se negociaron con criterios de largo plazo y en base a una política comercial sólida. De igual manera, partiendo del DR-Cafta, explicó que República Dominicana quedó en una situación comprometida en la evaluación que hiciera el Departamento de Estado de Estados Unidos, porque es la que menos se ha beneficiado de dicho acuerdo”, sostuvo Pimentel, también socio-director de la Oficina de Asesorías, Consultorías e Investigaciones (OACI).

El especialista en comercio internacional identificó a Canadá, Taiwán, Corea del Sur, México, Colombia y Chile, naciones que se han acercado a República Dominicana en los últimos años, en especial la isla taiwanesa, estrecha en sus relaciones con la nación dominicana, sobre la base de US$147 millones anuales en intercambio comercial y donaciones cuantiosas, tales como US$2 millones para la instalación de un sistema público de videovigilancia.

“Otro cuadrante hacia dónde expandir nuestras fronteras comerciales es Suramérica, a la cual, desde mi punto de vista, le hemos dado la espalda en cuanto a negociaciones de TLCs o posibilidades”, sostuvo Pimentel.

(+) DESAFÍOS PARA AMPLIAR EL ESPECTRO COMERCIAL
El economista Vladimir Pimentel cree que el desafío de República Dominicana a la hora de embarcarse en nuevos tratados comerciales consiste en colocar sus productos antes de iniciar negociaciones. “Es que estamos acostumbrados a adherirnos a preempaquetados o preelaborados”. A su criterio, es necesario tomar en cuenta que un tratado de libre comercio puede tomar cualquier formato, amplitud o profundidad.

“La amplitud es la cantidad de temas o ítemes a comercializar, en cuanto a la profundidad, tiene que ver con qué tanto vamos a abrir o nos abrirán los mercados”. En ese aspecto, en palabras de Pimentel, República Dominicana y su política comercial están ante el reto de verificar la estructura industrial y potencial del mercado propio, además la nación con la que se firmaría el tratado.

Por: Carlos Arturo Guisarre

 

Fuente: Listín Diario

Deja una respuesta